Cerrar Mapa
PH web ilustración

Josh Clark, el hombre al que no le gustaba el ejercicio y que puso a correr a millones de personas en todo el mundo

Si eres una de las millones de personas en el mundo que salen a correr es muy posible que tu pasión haya nacido gracias a Josh Clark. Este estadounidense muy poco conocido, que hoy se dedica al diseño, fue el primero que inspiró a multitudes de personas a empezar a correr.
Tenía apenas veinte y tantos años cuando creó un programa en 1996 que llevaría a muchísimas personas, poco adeptas al ejercicio, a animarse a adoptar este deporte.

Bautizó su programa "Couch-to-5K" (Del sofá a los 5 kilómetros) y la propuesta era tal cual lo que dice el nombre: cómo pasar de estar echado en un sofá a poder correr cinco kilómetros, todo en poco más de dos meses.

Hoy su programa —que ahora está en formato de app y lleva el moderno nombre de C25K— sigue siendo uno de los favoritos de quienes ingresan al mundo del running.

Clark, que en la actualidad maneja la agencia de diseño Big Medium que fundó él mismo, le contó al programa de radio Witness, del Servicio Mundial de la BBC, que todo surgió por el motivo menos pensado: una ruptura amorosa.

Experiencia espantosa
"Yo odiaba correr. Mi experiencia corriendo durante mi juventud era que se trataba de algo doloroso y aburrido... mis pulmones me quemaban, mis canillas me dolían y la experiencia entera era horrible", confesó.

"Pero acababa de terminar una relación y tenía esta sensación de autodesprecio y probablemente quise castigarme un poco, así que me calcé unas zapatillas que estaban en un estado penoso, me puse un short y una camiseta y salí a la calle", recordó.

"Hay un embalse cerca de mi casa así que le di una vuelta a paso agigantado y en muy poco tiempo mis pulmones estaban ardiendo y las canillas me dolían y pensé: 'Esto es igual de horrible que todas las veces que probé correr'".

Pero a pesar de esa sensación, su necesidad de sacarse de encima esa energía negativa que le había dejado su ruptura amorosa lo llevó a seguir corriendo.

Y no tardó mucho hasta que empezó a darse cuenta de que, de hecho, lo estaba disfrutando.

"Después de tres o cuatro veces de salir a correr, esas molestias iniciales desaparecieron y encontré un ritmo que era cómodo, y me empecé a acostumbrar. Sentí que era algo que quería seguir haciendo", relató.

Fue entonces que —en sus propias palabras— Clark se convirtió en otro "fanático del running".

Conejilla de Indias
Como todo fanático, Clark quiso convertir a otros a su causa y su primer objetivo fue su mamá.

Pensó en cómo introducirla a este beneficioso deporte sin que ella tuviera que atravesar toda la agonía que había sufrido él al comienzo.

Fue así que diseñó su famoso plan, que plantea una serie de pasos que uno debe seguir a lo largo de nueve semanas para, eventualmente, terminar corriendo hasta cinco kilómetros, sin sufrir.

El "Couch-to-5K" comienza, en la primera semana, con una caminata de 5 minutos para entrar en calor y luego alterna 60 segundos de trote y 90 segundos de caminata por un total de 20 minutos. Esto se repite tres veces en la semana.

El plan progresa lentamente de caminata a trote a corrida, hasta que al cabo de las nueve semanas uno corre por 30 minutos (el equivalente a 5 km), tres veces por semana.

Clark reconoce que no investigó demasiado antes de diseñar su famoso programa.

"Ojalá pudiera decir que utilicé algún método científico, pero sin ningún tipo de conocimiento sobre la ciencia del deporte o la fisiología o siquiera la psicología escribí lo que instintivamente me pareció un buen esquema para correr, que progresa de forma estable, creciendo de manera lenta", confesó.

La propuesta resultó exitosa: su "conejilla de Indias" aprendió a correr y Clark se preguntó si había dado con un método que podría ayudar a otras personas alérgicas al ejercicio como él, a estar en forma.

El secreto de un buen nombre
Antes de pensar en cómo dar a conocer su programa —recordemos que en 1996 internet era recién algo incipiente llamado World Wide Web, donde aún no existían las redes sociales— Clark tuvo que pensar en cómo llamar a su plan.

Nuevamente, usó su instinto.

"No fue algo que pensé demasiado, aunque creo que lo descriptivo del nombre explica en gran medida su éxito. Realmente lo que hice fue describir mi propio recorrido: yo había sido un adicto al sofá", le contó al programa Witness de la BBC.

Resuelto el nombre, Clark pensó cómo hacer accesible su programa online.

Creó un sitio llamado Kick (Patea), dedicado al deporte en general, e incluyó su programa en la sección "running".

Como reza el dicho: "La elección del momento oportuno lo es todo", y Clark no pudo haber elegido un mejor momento para hacer su propuesta.

A mediados de los años '90 correr se estaba convirtiendo en algo cada vez más popular en Estados Unidos.

El presidente Bill Clinton y su vicepresidente, Al Gore, eran amantes del deporte y los fotógrafos solían cubrir sus corridas matinales.

También la diva de la televisión Oprah Winfrey había adoptado el running e incluso participó en maratones.

El número de participantes en estas carreras —en especial de participantes femeninas— se disparó.

Por qué las mujeres saben correr mejor que los hombres
Para finales de la década la pasión por correr se sentía en todo el mundo.

A pesar de esto había muy pocos sitios dedicados a este deporte, y el de Clark se convirtió en uno de los más populares.

En 2001 él le vendió Kick, con su famoso programa "Couch-to-5K", a otro sitio de deportes más grande: Cool Running, dedicado específicamente a correr.

Programa oficial
Pero el respaldo más sorprendente que recibió el "Couch-to-5K" no vino de los usuarios sino de un gobierno.

"A lo largo de los años recibí muchos correos electrónicos de personas que usaban el programa pero un día recibí un correo del NHS (el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido)", contó Clark.

"Decía: 'Estamos viendo resultados individuales tan maravillosos con este programa que queremos convertirlo en el programa oficial de entrenamiento físico del NHS'".

Solamente en el último año, más de un millón de personas han bajado el podcast que ofrece el servicio de salud público más grande del mundo.

En tanto, en otras partes del globo han aflorado un sinnúmero de grupos de corredores que utilizan el programa, y millones de personas siguen bajando las varias apps del C25K y compartiendo sus experiencias a través de las redes sociales.

Clark, el hombre detrás del fenómeno, que se convirtió en un prestigioso diseñador online, cuenta que sigue corriendo, aunque de forma "inconsistente". No obstante, relata orgullo que recientemente corrió una media maratón y logró superar su mejor marca personal.

En tanto su mamá, la primera corredora del "Couch-to-5K", ahora tiene más de 70 años y aminoró el paso: en vez de correr camina, e incluso participa en caminatas de media maratón para apoyar fines benéficos.

Por BBC News Mundo