Cerrar Mapa
PH web ilustración

#DíadelaMúsica: Un arte que acompaña la vida

El 22 de noviembre se celebra el Día internacional del músico, fecha ligada al cristianismo, ya que se recuerda el Día de Santa Cecilia, patrona de la música. Lo importante de esta conmemoración es que estas personas son homenajeadas por su trabajo, registró AIM.
El 22 de noviembre es el Día de la música, instituido en honor a Santa Cecilia, virgen y mártir de la iglesia cristiana primitiva, que según la tradición ejecutaba el órgano y era aficionada al canto.

Durante más de mil años, Santa Cecilia ha sido una de las mártires de la primitiva iglesia más veneradas por los cristianos. Su nombre figura en el canon de la misa.

Las “actas” de la santa afirman que pertenecía a una familia patricia de Roma y que fue educada en el cristianismo. Su historia está unida con los de los santos Valeriano y Tiburcio, su esposo y su cuñado respectivamente. Si bien ella había consagrado su virginidad a Dios, el padre la casó con Valeriano, un patricio romano al que ella antes de la consumación del matrimonio convirtió al cristianismo, lo mismo que a Tiburcio poco después.

En una época de persecuciones ambos debieron rendir cuenta de su nueva religión y al no querer abjurar, fueron condenados a muerte.

Cecilia sepultó sus cadáveres y fue invitada a abjurar. No lo hizo y fue condenada a morir asfixiada en el baño de su casa. Como no sufría daño a pesar del transcurso de las horas, el verdugo la golpeó tras veces con la espada en el cuello.

Cecilia pasó tres días entre la vida y la muerte. En ese tiempo los cristianos acudieron a visitarla en gran número. Luego murió y sus restos fueron enterrados en la cripta del papa, en la catacumba de San Calixto.

Santa Cecilia es muy conocida en la actualidad por ser la patrona de los músicos. Sus “actas” cuentan que, al día de su matrimonio, en tanto que los músicos tocaban, Cecilia cantaba a Dios en su corazón. Al fin de la Edad Media, empezó a representarse a la santa tocando el órgano y cantando.

En el año 1594 Santa Cecilia fue nombrada Patrona de la Música  por el Papa Gregorio XIII y, a través de los siglos, su figura ha permanecido venerada por la humanidad.

Los  festivales musicales para  conmemorar a Cecilia comenzaron  a realizarse en Europa en el siglo XV, y  en el siglo siguiente ya se habían  extendido por todo el continente.  Esta tradición continuó a través de los  siglos y en la actualidad cada  22 de noviembre se celebran festivales musicales  en todo el mundo.

El padrinazgo de la música le fue otorgado por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música.

En esta fecha, se realizan eventos y actividades para aumentar el interés público de diversos tipos de música. Muchos conservatorios y escuelas de música promueven conciertos al aire libre y abierto a todo el público. En muchos casos, son dirigidos a personas amantes de la música o a niños para que puedan conocer más sobre esta arte y querrán aprender en las escuelas de música.

Qué es la música

El término música tiene su origen del latín “musica” que a su vez deriva del término griego “mousike” y que hacía referencia a la educación del espíritu la cual era colocada bajo la advocación de las musas de las artes.

Puede decirse que la música es el arte que consiste en dotar a los sonidos y los silencios de una cierta organización. El resultado de este orden resulta lógico, coherente y agradable al oído.

Ejemplos de oraciones que incluyen esta palabra: “La maestra de música me felicitó por mis avances con la guitarra”, “Amo escuchar música: no puedo trabajar sin ella”, “Gasto buena parte de mis ingresos en música, ya sea en entradas a conciertos o en discos”.

Existen diversos principios que permiten llevar a cabo esta organización de los sonidos y silencios. La armonía, la melodía y el ritmo, por citar tres elementos, son cuestiones que deben tenerse en cuenta a la hora de generar música.

Lo que hace un músico, ya sea profesional, aficionado o hasta improvisado, es tratar de generar alguna sensación en el oyente. La creación musical estimula la percepción del ser humano y puede desde entretener a la persona hasta aportarle algún tipo de información.

Cuando un cuerpo vibra, produce un movimiento que modifica la presión y se transmite en el aire, pudiendo ser captado por el oído. Eso es, ni más ni menos, que un sonido. Cuando no hay sonido, nos encontramos con el silencio (que, a diferencia de lo que uno podría pensar, nunca puede ser absoluto debido a la existencia de la atmósfera).

La música, en definitiva, consiste en combinar sonidos y silencios. Los sonidos, a su vez, pueden ser infinitos, ya que es posible trabajar con innumerables variaciones de duración, intensidad, altura o timbre.

La música es un arte que acompaña la vida del ser humano desde los comienzos de la historia. Según explican ciertas teorías su origen tuvo lugar a partir de intentar imitar los sonidos que existían en la naturaleza y sonidos provenientes de la parte interna del ser humano, como el latido del corazón. Los descubrimientos que se han hecho en torno a este arte demuestran que ya existían conceptos de armonía en la música de la prehistoria.

Con el paso del tiempo se desarrollaron cientos de teorías para explicar el sentido de la música, lo que nadie puede explicar con certeza es qué tienen los sonidos que pueden tocarnos el sistema nervioso y emocionarnos a puntos que ninguna otra cosa puede hacerlo. La música tiene por ende mucho de misterio, de magia, y presenta para nosotros un mundo que no somos totalmente capaces de comprender pero al que llegamos una y otra vez de forma irremisible.

Mucho más que un arte

La música no sólo es un arte al que muchas personas recurren para llenar su vida de felicidad, también existen acciones terapéuticas que utilizan la música como elemento, la musicoterapia es una de ellas. Consiste en una aplicación científica del sonido, la música y el baile a través de un tratamiento que intenta integrar lo cognitivo, lo emocional y lo motriz, que libera los malos sentimientos y permite encontrarse con la energía propia de cada ser, ayudando a mejora la comunicación, la expresión individual y la integración social. La musicoterapia se utiliza en caso de enfermedad o disfuncionalidad física o social, para que un individuo se rehabilite y reeduque emocional, intelectual y motrizmente.

La música con sus sonidos posee tres componentes que la vuelven única: el sonoro, el temporal y el intelectual. El sonoro se encuentra representado por los sonidos unidos de una forma específica, el temporal tiene que ver con el momento puntual en el que deben ser representados y ejecutados los sonidos y el intelectual tiene que ver con la influencia que puede causar un determinado movimiento sonoro en un individuo, influyendo en su estado de ánimo y modificando a través de él otros aspectos de su vida. Posiblemente en la comprensión de estos tres componentes a fondo esté la respuesta que buscamos, el por qué tenemos esa increíble necesidad de hacer o escuchar música.

Por aimdigital.com.ar