Cerrar Mapa
PH web ilustración

Aspectos psicológicos. Cómo decirle a tu familia que tenes Esclerosis Múltiple

Entender cómo te afecta la EM es un proceso tan individual como tus circunstancias, y hablarlo con tus seres queridos le ayudará a comprender mejor la situación.
Cuándo, cómo y a quién se lo dices es una elección personal y no existe una forma correcta para todos los casos, pero hay algunas consideraciones comunes que puedes tener en cuenta. Piensa que muchas veces las reacciones que recibas dependerán de tu lenguaje no verbal y de cómo perciban que te está afectando la enfermedad.

Decírselo a tus padres
No importa qué edad tengas: muchos padres nunca dejan de sentirse responsables de sus hijos. Es frecuente que reaccionen de una forma sobreprotectora y quieran encargarse de ti sin entender que todavía puedes valerte por ti mismo. Muchas veces se debe a una sensación de culpabilidad: sienten que pueden haber tenido algo que ver con tu condición.

Facilitarles información sobre la EM que puedan consultar en la intimidad de su espacio les ayudará a digerir la noticia. Puede que necesiten tiempo para entender mejor tus necesidades, pero como padres es probable que ya se hayan adaptado a muchas situaciones nuevas a lo largo de tu crecimiento. La EM es otro escalón en el que seguramente volverán a apoyarte lo mejor que sepan.

Decírselo a tu pareja
Si tienes una relación estable, el cambio afectará a tu vida y a la de tu pareja por igual. Es difícil saber cómo responderá a la noticia cuando tal vez tú mismo todavía tienes algunas cosas por asimilar. Tal vez necesite el mismo apoyo que tu.

Intenta recordar cuánto tiempo te tomó aceptar el diagnóstico y por qué luchas internas has pasado. Así, podrás entenderle mejor en su proceso. Cada uno requerirá fuerzas para afrontar sus propios miedos y preocupaciones. Por ello, no siempre será posible estar pendiente de la otra persona. La empatía y la comunicación serán más necesarias que nunca.

No hay forma de anticipar qué terminará con una relación y qué no lo hará: todas las parejas se enfrentan a varios altibajos con causas distintas que requieren una evolución conjunta. Escuchar y compartir será esencial a partir de ahora.

Decírselo a tus hijos
Como en los casos anteriores, no existe una respuesta única sobre cómo explicar la EM a los niños: tú sabrás valorar mejor que nadie cuánta información pueden asimilar tus hijos.

Con frecuencia les preocupa si son ellos la causa de la EM y si se contagia. Es bueno alentarlos a hacer preguntas y familiarizarlos con términos médicos para facilitarles la verbalización.

Aunque sugieren vulnerabilidad, pueden ser mucho más flexibles a los cambios que los adultos. Es fundamental elegir un momento en el que estén atentos para anunciarles que hay que hablar de un tema importante. Manteniendo contacto visual, empieza por explicarles lo básico, infórmales de los posibles cambios en la rutina y ve respondiendo a sus preguntas. Les resultará tranquilizador que afirmes tu confianza en los médicos y en la idea de una vida normal.

Acceso al documento original:
Telling your family you have MS. Disponible en: https://www.mssociety.org.uk/