Cerrar Mapa
www.msd.com

Terapia Inmunológica, considerada el cuarto pilar en la lucha contra el cáncer. Esperanza y calidad de vida para los pacientes

La inmunoterapia ha logrado modificar el pronóstico de cáncer gracias a dos científicos que recientemente han sido premiados con el Nobel de Medicina: James P. Allison y Tasuko Honjo, creadores de esta técnica, investigaron cómo lograr una reacción inmune que pueda producir la destrucción de células tumorales, revolucionando así el tratamiento del cáncer. Y hoy, a más de 20 años de su descubrimiento, logran este gran reconocimiento.
El cáncer es uno de los desafíos de salud más importantes en el mundo; en 2018 se diagnosticaron más de 18 millones de nuevos casos1 y se espera que para 2030 esta cifra aumente a 21,7 millones2, sin embargo, los avances tecnológicos y un cada vez mayor entendimiento del cáncer, hacen del campo de la oncología una de las áreas de más rápida evolución en la medicina moderna.

De esta forma, en las últimas décadas del siglo XX, surgen cambios importantes en el tratamiento de esta enfermedad, dentro de los cuales la inmunoterapia (o terapia inmunológica) se está considerando como el cuarto pilar (junto a la cirugía, quimioterapia y radioterapia) en el tratamiento en contra del cáncer.3

En el pasado, se creía que no había ningún tratamiento contra el cáncer una vez que éste se había extendido.4

Estudios clínicos refieren que los efectos de las terapias inmunológicas en las células cancerígenas pueden durar por un período de tiempo prolongado, durante el cual hay un “entrenamiento” que “capacita” al sistema inmune para luchar contra las células cancerígenas, incluso después de la remisión. Este tipo de terapia podría brindar esperanza y calidad de vida en pacientes con pronóstico poco favorable.5

La terapia inmunológica activa el sistema inmune del organismo para ayudarlo a luchar contra el cáncer.6 El sistema inmune posee una serie de células especiales, las cuales tendrán la capacidad de reconocer y atacar a cualquier cuerpo extraño, incluyendo las células cancerígenas,5 lo que puede beneficiar a pacientes con diferentes tipos de cáncer.6

Lo que hace diferente a la inmunoterapia es que se dirige al sistema inmune en vez de al tumor, lo cual permite que éste reconozca selectivamente y ataque a las células cancerígenas, y podría brindar una memoria de larga duración al sistema inmune y así proveerlo de respuesta a largo plazo para continuar atacando al cáncer.5

Un concepto clave en la terapia inmuno-oncológica de la patología es el de la “biomarcación”, que permite identificar qué grupo de pacientes podrían beneficiarse con la terapia, representando un beneficio económico para los sistemas de salud. Según la Dra. Claudia Bagnes, Jefa de Oncología del Hospital Tornú, “la biomarcación es clave dado que los tumores utilizan múltiples mecanismos para engañar al sistema inmune, como lo es la expresión del marcador PD-L1 en su superficie, el cual pone un freno a los linfocitos T, impidiendo que los ataque. Gracias a estos nuevos fármacos, ahora es posible identificar y quitar este freno que el tumor le ponía al sistema inmune”.

Sobre pembrolizumab
Pembrolizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado que bloquea la interacción entre PD-1 y sus ligandos, PD-L1 y PD-L2. La interacción de PD-1 con PD-L1 o PD-L2 inhibe la respuesta inmune, incluida la respuesta antitumoral. Pembrolizumab al unirse al PD-1, bloquea su interacción con PD-L1 y PD-L2 y de esa manera se mantiene activa la respuesta inmune, permitiendo su actividad antitumoral. 

MSD y su enfoque sobre cáncer
Nuestro objetivo es poner la ciencia de vanguardia al servicio de los pacientes con cáncer en todo el mundo. En MSD Oncología apoyamos el acceso a nuestros medicamentos y nos enfocamos en la investigación inmuno-oncológica, comprometidos cada vez con más pacientes. Para más información sobre nuestros estudios clínicos de oncología, visite www.merck.com/clinicaltrials.

Acerca de MSD
Durante más de un siglo, MSD, una compañía bio-farmacéutica líder a nivel mundial, ha inventado para la vida, al desarrollar medicamentos y vacunas para muchas de las enfermedades más difíciles del mundo. MSD es una marca registrada de Merck & Co., Inc., con casa matriz en Kenilworth, N.J., U.S.A.  A través de nuestros medicamentos de prescripción, vacunas, terapias biológicas y productos de salud animal, trabajamos con clientes y operamos en más de 140 países para brindar soluciones de salud innovadoras. Asimismo, demostramos nuestro compromiso de aumentar el acceso a la salud a través de políticas, programas y colaboraciones de gran alcance. Hoy, MSD continúa a la vanguardia de la investigación para promover la prevención y tratamiento de enfermedades que amenazan a personas y comunidades de todo el mundo, tales como el cáncer, enfermedades cardiometabólicas, nuevas enfermedades en animales, enfermedad de Alzheimer y enfermedades infecciosas, entre ellas el VIH y el ébola. Para mayor información, visite www.msd.com y conéctese con nosotros en Twitter, Facebook, Instagram, YouTube y LinkedIn.