Cerrar Mapa
PH web ilustración

En Argentina se notifican más de 10 mil casos anuales de tuberculosis

Desde 1982 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió el 24 de marzo como el Día de Lucha contra la Tuberculosis, conmemorando la fecha en que en 1882, el Dr. Roberto Koch presentó su descubrimiento del bacilo de la tuberculosis a un grupo de médicos en Berlín. 
Como en Argentina el 24 de marzo se conmemora el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, el Ministerio de Salud de la Nación ha decidido realizar "la Semana de la Tuberculosis", del 19 al 25 de marzo, invitando a todos los programas provinciales y organizaciones de la sociedad civil que luchan contra esta enfermedad a desarrollar actividades que contribuyan a generar una mayor visibilidad de este problema de salud pública.

La tuberculosis no está erradicada en Argentina

El Ministerio de Salud de la Nación considera muy importante distribuir entre la población cuatro ítems cuyo conocimiento es clave para el control de esta enfermedad. Entre ellos se encuentra que la tuberculosis tiene cura, sobre todo si su detección es temprana y el tratamiento es adecuado. Asimismo, es fundamental la aplicación de la vacuna BCG al nacer, como única dosis en la vida, para evitar la aparición de formas graves como meningitis por tuberculosis. No previene la enfermedad, sino solo las formas graves en los pacientes más vulnerables como los niños y recién nacidos.

Por otra parte, el Ministerio de Salud de la Nación indica que todo paciente tratado correctamente no contagia. Por ello es muy importante la consulta temprana y el diagnóstico precoz por el servicio de salud, así como el cumplimiento total del tratamiento, que dura como mínimo 6 meses (según cada caso).

Como cuarto punto, la fuente mencionada señala que la tuberculosis no está erradicada ya que continúa siendo un problema de salud pública para la Argentina, con una notificación anual que supera los 10.000 casos y cerca de 700 muertes por esta enfermedad (698 casos letales durante el año 2009).

Si bien en la Argentina la tasa de notificación ha registrado un leve descenso con respecto a lo observado en años anteriores, continúa existiendo una considerable brecha entre las diferentes jurisdicciones del país, con elevada concentración de casos en determinadas provincias como Salta, Jujuy y Formosa cuyas tasas (47.8, 47 y 39.2 cada 100 mil habitantes, respectivamente) duplican prácticamente la media nacional; a su vez, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires notifican la mitad de los casos de todo el país. Este panorama de desigual distribución de la enfermedad en nuestro país dibuja por lo tanto un escenario epidemiológico preocupante, que requiere especial atención.

¿Qué es la tuberculosis?

Esta pregunta le parecería tal vez demasiado simple y fácil de responder a cualquier persona de los siglos XIX y XX, ya que la tuberculosis constituía entonces el paradigma de la enfermedad incurable y su presencia era familiar para todo el mundo. Sin embargo, preguntarnos por ella se hace hoy pertinente debido a que la conducta, la distribución geográfica y el significado social de esta enfermedad han cambiado radicalmente todos estos años. Es por ello que debemos seguir pensando en la tuberculosis, evaluar su genio, sus particularidades.

¿Cómo se produce la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad causada por una bacteria denominada Mycobacterium tuberculosis, que afecta principalmente a los pulmones, pero también a otras partes del cuerpo como los riñones, los huesos de la columna vertebral, el sistema nervioso central y prácticamente cualquier otra parte del cuerpo. La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Se produce cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda, escupe, canta y habla. De esta manera el enfermo expulsa pequeñas gotitas (llamadas gotitas de Flügge) con los bacilos tuberculosos al aire. La persona que se encuentra cerca los puede inhalar y quedar infectada. Esta afección se puede prevenir y también curar, pero de no tratarse puede ser mortal.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas que se enferman de tuberculosis tienen síntomas como tos, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. No pocas veces estos síntomas son persistentes pero tolerables y los enfermos pueden pasar mucho tiempo antes de procurar ayuda médica y mientras tanto seguir esparciendo los bacilos y con ellos la enfermedad.

Hay personas que son más susceptibles a infectarse y otras que al tener contacto con el bacilo logran salir indemnes. Las más predispuestas son aquellas personas cuyo sistema inmunológico está deteriorado (personas con HIV, desnutridos, fumadores, diabéticos) y también aquellos que trabajan o viven en lugares donde exista hacinamiento (viviendas precarias, cárceles, fábricas con espacio deficiente), todas condiciones que se agravan al empeorar las condiciones socioeconómicas.

Un poco de historia

Esta antigua enfermedad, de la que se hallan registros desde los comienzos de los tiempos y las primeras civilizaciones, ha sido tal vez la enfermedad por excelencia. Basta leer las novelas de los grandes escritores del romanticismo para comprobar que muchos de los héroes trágicos de aquella corriente literaria padecían la temible, pero a la vez elegante, tisis (como también se la conoce). Hoy la tuberculosis, desde el descubrimiento del bacilo causante por parte de Roberto Koch y el inicio de la era antibiótica a mediados del siglo XX, ha reducido cada vez más su presencia entre las clases más acomodadas para refugiarse entre los más humildes y por esto se ha constituido en un fuerte indicador de salud pública y de desarrollo humano de las naciones.

Por otra parte, se encontraron lesiones de posible etiología tuberculosa en huesos de momias egipcias que datan de más de 3000 años antes de Cristo. La aparición de las ciudades europeas y la pobreza enorme de las poblaciones con hacinamiento, hambrunas y pésimas condiciones de vida hicieron que la tuberculosis floreciera en la Europa feudal. A partir de la revolución industrial y los desplazamientos de las poblaciones, el problema no hizo sino agravarse.

A partir del descubrimiento del bacilo de Koch y del entendimiento de las causas y condiciones predisponentes de la enfermedad, aparecieron los famosos sanatorios en lugares alejados de las ciudades, en medio de paisajes de ensueño, con los que se buscaba aislar a los enfermos y ayudar al proceso de curación con buena alimentación y el reposo. Pero por supuesto que esto estaba vedado a los enfermos más pobres y sus familias, con lo que el problema estaba lejos de ser resuelto.

Una enfermedad curable

En 1944 se inicia la era antibiótica en el tratamiento de la tuberculosis con el advenimiento de la estreptomicina y luego en 1952 el agregado de la isoniacida que lograron por fin controlar la enfermedad. Estos quimioterápicos hacen que la tuberculosis se convierta en una enfermedad curable en la mayoría de los casos. Luego se agregaron otros fármacos, como la rifampicina, que hicieron que los tratamientos sean más eficaces y de menor duración.

En todo el mundo se produjo un descenso progresivo de los casos hasta mediados de los 80, en los que la irrupción del HIV ha hecho de la tuberculosis un problema creciente, con la adquisición y propagación de nuevos casos.

Dr. Francisco Abelenda M.N. 89.241 Médico del Servicio de Clínica Médica del Hospital Alemán Fuente consultada: Ministerio de Salud de la Nación