Cerrar Mapa
PH web gobernación

Tucumán. Cómo ayudar a los niños con tartamudez

El apoyo de los padres, los amigos y maestros es fundamental para el desarrollo del pequeño que posee disfluencia.
La tartamudez es la disfluencia más habitual; un trastorno del habla que consiste en una alteración del ritmo y la fluidez verbal, que se caracteriza por repeticiones indeseadas de sílabas, palabras o frases, acompañadas de interrupciones espasmódicas de la conversación, que producen angustia y son difíciles de controlar.

Al respecto, la encargada del Consultorio Público de Tartamudez, licenciada Lina Almazán, comentó: “Los papas primero deben informarse que es la tartamudez, que no es una discapacidad o una patología. Es una característica del habla que tienen las personas y la manera en que podemos ayudarlos es dándoles el tiempo, no interrumpiéndolos, sin ponerles caras, no completando las frases y sin retarlos”.

Además, agregó que siempre se trabaja con el contacto visual. “Siempre que una persona con disfluencia me habla debo mirarla a los ojos y esperar el turno para hablar. Son pautas fundamentales para trabajarlo en la casa y en la escuela. Algo importantísimo que no debe pasar es burlarse de la personas con tartamudez”, dijo la profesional.

Es importante trabajar tanto en los ámbitos del hogar y escolares sobre los valores, el respeto y la aceptación del otro sin poner condiciones ni límites. “Las personas con difluencia sufre mucho las burlas y simplemente lo que necesitan es estar incluido en la sociedad”, aportó Almazán.

Tips para contener a un niño con disfluencia

Evitar la corrección cuando el niño hable.
Evitar críticas, burlas, o castigos.
No intentar ayudarlo a que complete la palabra que quiere transmitir.
Darle todo el tiempo que él necesite para hablar.
No ponerle cara de susto, o demostrar impaciencia al hablar con el niño.
Estimular y fomentar el clima de comunicación.
Compartir y realizar juegos no directivos al niño.
Contarle cuentos.
Reconocer su problema y dificultad.
Corregir solamente en casos muy específicos, pero de forma positiva.
Proporcionar un clima relajado en el hogar, que estimule al habla del niño con tartamudez.
Escuchar atentamente al pequeño.
Hablar pausadamente con el puede ayudarle a hablar de la misma forma.
Si el niño saca el tema, hablar con él acerca de su problema.

¿A dónde acudir?

El consultorio público de tartamudez atiende de lunes a viernes en el hospital Avellaneda (tercer piso) de 13:00 a 19:00 horas. Además, brinda información gratuita sobre disfluencia a toda la comunidad con talleres mensuales de padres de cómo ayudar a los chicos con dificultades para hablar.