Cerrar Mapa
PH web ilustración

Un médico chino prepara el primer trasplante de cabeza en el mundo

Un médico chino estará al frente de esta cirugía inédita en seres humanos. Ya hay debate ético.
El médico chino Ren Xiaoping, que junto a su colega italiano Sergio Canavero se prepara para practicar el primer trasplante de cabeza en humanos del mundo, rechazó ayer que esta intervención le plantee dilemas éticos, ya que ellos “son médicos, no filósofos. Este trasplante abrirá debates en los medios, pero lo que queremos es desarrollar el modelo de operación, para contribuir a que esta tecnología avance”, señaló en una rueda de prensa en Harbin, la ciudad del noreste de China donde se prepara la intervención, aunque todavía no hay una fecha exacta para su inicio.

El trasplante implica el injerto de la cabeza entera de un persona en el cuerpo de otra, y se calcula que durará 24 horas. El experto chino, de la Universidad Médica de Harbin, confirmó asimismo que ya han practicado este tipo de operación, que él prefiere llamar “experimento”, con animales como perros y que la semana pasada se realizó una intervención con cadáveres humanos que duró 18 horas. También señaló que antes de la intervención definitiva publicarán los resultados de sus investigaciones en la revista Surgical Neurology International, para su debate entre especialistas.

En este sentido, miembros de la comunidad científica expresaron sus dudas sobre la viabilidad de este tipo de trasplante, no sólo por cuestiones éticas sino también por el riesgo que conlleva, ya que hay por ahora pocos ensayos en animales como para probarla en seres humanos. Ren aseguró que “la ciencia no tiene miedo a la polémica” y añadió que “hay que pasar a la realidad teniendo como objetivo promover el desarrollo científico y favorecer el bienestar de los seres humanos”. En una entrevista, el cirujano señaló a Radio Nacional de China que hace más de medio siglo también los trasplantes de riñón, el primer órgano que pudo ser donado de un ser humano a otro, fueron polémicos antes de convertirse en una práctica habitual.

El italiano Canavero, en tanto, adelantó que el trasplante podría costar unos 100 millones de dólares e involucrará a varias decenas de cirujanos y especialistas. En la sala de operaciones, tanto el receptor como el donante estarán en sentados para facilitar la cirugía. El primero podría llegar a ser enfriado hasta un estado de hipotermia profunda para proteger su vida.

100 millones de dólares cuesta la cirugía.

Se calcula que esta operación podría tener una extensión de un día y que participarán decenas de médicos y especialistas. Tanto el receptor como el donante estarán sentados.