Cerrar Mapa
Dr Jorge Correale, Jefe del Servicio de Neuroinmunología y Enfermedades Desmielinizantes de la Fundación FLENI

Amar la humanidad en tiempos de #EsclerosisMúltiple. Entrevista exclusiva al Dr #JorgeCorreale

Dondequiera que se ame el arte de la medicina se ama también a la humanidad, decía Platón, y es en ese devenir del día a día en el que encontramos al Dr. Jorge Correale, Médico Neurólogo; quien sin aparente razón eligió el camino de acompañar, sanar y cambiar de modo sigiloso pero constante, la vida de decenas de mortales.
Siempre interesado en el estudio de los fenómenos inmunológicos que afectan al Sistema Nervioso, en su primer post-doctorado que realizó en el Instituto Karolinska ubicado en Solna, cerca de Estocolmo, Suecia; tomó contacto con la Esclerosis Mùltiple (EM), ese, confiesa, fue el gran punto de partida.
 
Entre sus logros pendientes está el de expandir el laboratorio de Neuroinmunologìa de FLENI, y crear una clínica de trabajo interdisciplinario, punto en el que hace especial hincapié ya que considera fundamental el trabajo de profesionales de la salud especializados en diferentes áreas, para lograr disminuir al máximo la potencial discapacidad de los pacientes y así mejorar su calidad de vida.
 
Que el paciente logre una integridad y totalidad de su realidad biológica con sus necesidades emocionales, su entorno social y familiar y su trascendencia espiritual, en gran medida es un trabajo mucho más sencillo de lograr si en este proceso interviene un médico con esa capacidad y visión. Es el caso de Correale quien experimentó vínculos de tanto afecto que por momentos resultó engorroso para continuar en su rol profesional.
 
Por eso al consultarle respecto a su experiencia y opinión del vínculo médico-paciente, con atinado criterio aseguró que en los casos donde el rol de cada uno se ve distorsionado lo mejor es seguir con la amistad pero derivar la responsabilidad médica a otro profesional. Sin dudas la relación médico-paciente conlleva compromiso tanto para uno como para el otro, ambos están identificados en la responsabilidad de uno frente al otro y de uno por el otro
 
¿Cómo definiría de un modo sencillo la esclerosis múltiple?
La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune, donde el sistema inmune ataca su propio organismo dañando la mielina, que son las proteínas y grasas que recubren al nervio. La pérdida de mielina determina que el impulso nervioso se conduzca más lentamente o bien se conduzca en direcciones no adecuadas.
 
¿Cuáles son sus principales síntomas?
Los síntomas varían y dependen del área del sistema nervioso comprometida, los más frecuentes son: visión doble, pérdida de equilibrio, pérdida de fuerza en los miembros, pérdida de la agudeza visual, trastornos sensitivos o en el control de esfínteres, entre otros
 
¿Existen factores que predisponen al ser humano para que se desarrolle la enfermedad?
Como toda enfermedad autoinmune se deben dar la conjunción de dos grupos de factores: la predisposición genética (la enfermedad NO ES HEREDITARIA) y los factores ambientales o de estilo de vida, entre los más conocidos se encuentran: el déficit de vitamina D, infección previa por el virus de Epstein Barr productor de la mononucleosis infecciosa, el tabaquismo o la obesidad en la adolescencia.
 
Los cuadros de esclerosis tienen una particularidad y es la de manifestarse preferentemente en edades muy tempranas, ¿se puede precisar la razón científica, si es que existe?
No se conoce la causa porque la enfermedad se produce preferentemente en edades temprana de la vida (20-40 años) sobre todo. De igual manera al como en otras enfermedades autoinmunes, predomina en las mujeres con una proporción 2 a 3 veces más frecuente que en los hombres; esto probablemente se relacione con factores hormonales
 
¿Qué hay de cierto en que se trata de una enfermedad neurológica en la que los avances en su conocimiento y tratamiento han sido más notables? En tal caso, ¿a qué se debe?
En los últimos años el conocimiento sobre la enfermedad ha crecido sustancialmente. Particularmente desde la introducción de diferentes fármacos para su tratamiento. Desde su descripción formal en 1868 hasta 1993 (vale decir por 125 años) no hubo tratamiento más que para los brotes agudos en los cuales a los pacientes se les daban corticoides endovenosos u orales. Hoy existen 13 drogas diferentes destinadas a prevenir exacerbaciones de la enfermedad
 
Sin dudas los avances mundiales a través del desarrollo de la ciencia y tecnología son un factor clave en el camino de encontrar soluciones efectivas que mejoren la calidad de vida de los pacientes, en este sentido podría mencionarnos las novedades del último tiempo.
Entre los descubrimientos más importante se encuentra el ocuparnos de conocer los factores ambientales y/o estilos de vida que se pueden modificar para mejorar riesgo y/o progresión de la enfermedad; atender a los requerimientos de los pacientes al momento de elegir la medicación de forma tal que permitan mantener su mejor calidad de vida; realizar en forma paralela al tratamiento específico, un adecuado tratamiento sintomático; actividad física aeróbica; mantener un buen estado de ánimo y si fuera necesario recurrir a un profesional (psicólogo); procurar llegar a un justo balance entre una excesiva protección por parte de la familia y una actividad profesional adecuada sin sobre-exigencias.
 
¿Cuáles son los factores que favorecen y facilitan el diagnóstico y cuán importante es la detección temprana del cuadro?
Como en toda enfermedad cuanto más temprano es el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad mejor pronóstico a largo plazo. El diagnóstico se basa en repasar detenidamente la historia del paciente sobre episodios neurológicos anteriores, un adecuado examen y descartar otras patologías que pueden simular EM. Entre los métodos complementarios con mayor rédito está la resonancia magnética nuclear (RMN) sin embargo una sobre interpretación de las imágenes de RMN puede conducir a errores diagnósticos serios, por ello es fundamental el interrogatorio del paciente de manera detallada y el exámen neurológico; en algunos pacientes es necesario para el diagnostico recurrir al estudio del líquido cefalorraquídeo(el líquido que rodea las cubierta del cerebro) a través una punción lumbar; esto permite determinar la existencia de anticuerpos que pueden ser nocivos para la mielina contribuyendo a su destrucción.
 
Asumiendo que la enfermedad no tiene cura, ¿cuál es el mensaje que debería comprender un paciente que convive con la EM?
La enfermedad no se cura pero se trata, algo similar a la diabetes o hipertensión arterial. El paciente debe comprender que se puede lograr disminuir el número de exacerbaciones, y si estas suceden bajo tratamiento serán de menor magnitud. Por otra parte existen en investigación fármacos destinados a reparar el daño de la mielina. Lamentablemente en las formas progresivas de la enfermedad son escasas las alternativas de tratamiento específico. Sin embargo el paciente debe continuar con tratamiento kinesiológico y sintomático a fin de mejorar su calidad de vida. Es prioridad de la comunidad científica, identificar fármacos que permitan mejorar el curso de las formas progresivas de la EM.
 
¿Cómo se vislumbra el futuro, relativamente cercano, de la esclerosis múltiple a nivel país y en el contexto mundial?
La situación ideal a futuro será tener fármacos que permitan el control de la enfermedad por un lado y otros que permitan reparar el daño causado. El mayor inconveniente a nivel mundial de esta propuesta ideal serán los altos costos que implican estos tratamientos combinados.
 
Es importante tener en consideración que la EM es, luego de los accidentes automovilísticos, la segunda causa de discapacidad en adultos jóvenes.

Tomando como estímulo el compromiso y dedicación del Dr. Correale, nuestra propuesta es la de incorporar como componentes reparadores la alegría y el continuo desarrollo espiritual, ambos sumados a la ciencia, sin dudas le dan forma a nuestra condición humana.
 
Por Lic. Román Luna Marossero (Paciente con EM) @tecnocordobes