Cerrar Mapa
PH web ilustración

Agua micelar: por qué es el limpiador multifunción

Por su triple acción de limpieza, protección y humectación, es una de las innovaciones que revolucionó tanto el segmento del cuidado de la piel como del pelo.
¿El agua micelar se aplica antes o después de la limpieza?, ¿humecta y protege o sólo limpia?, ¿es necesario enjuagarla?, ¿es de uso diario? Estas son las dudas más frecuentes que despierta una tecnología que llegó para revolucionar la industria del cuidado personal.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el único que está expuesto directamente a agentes externos que pueden dañarla, como las bacterias, las partículas de la polución, el clima, el sol y el viento. La piel del rostro requiere de un cuidado especial: los expertos recomiendan lavarla tanto por la noche como por la mañana para liberarla de las partículas de suciedad, grasas y restos de maquillaje se acumulan y generan radicales libres que provocan oxidación, inflamación y estrés. Así, nuestra piel pierde vitalidad y envejece prematuramente.

“Las últimas tendencias indican que los consumidores buscan productos de limpieza efectivos y suaves a la vez. Las aguas micelares son uno de los grandes inventos de los productos de higiene y belleza y se están convirtiendo en una alternativa ideal para limpiar, humectar y refrescar y crear una capa de protección sin irritarla ni lastimarla”, comenta Hans Jordan, Gerente unidad de Cuidado Personal de BASF para Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

Las aguas micelares son soluciones líquidas de base acuosa compuestas por micelas, que son partículas diminutas formadas por dos polos: un hidrófilo, que tiene afinidad por el agua, y el lipofílico, que tiene afinidad por las grasas. “Cuando se aplican, las micelas atrapan los residuos grasos, el sudor, la polución, la suciedad y otras impurezas, dejando la piel completamente limpia, hidratada y fresca”, señala Silvina Quintana Lazópulos, Doctora en Química y Líder técnica del Laboratorio de la Unidad de Cuidado Personal de BASF Argentina.

Para proteger la integridad de nuestra piel de los agentes contaminantes y que “respire” con mayor facilidad, el Laboratorio de BASF prueba los activos desarrollados por los expertos de la compañía para distintos productos para el cuidado de la piel y el cabello, entre ellos las aguas micelares.

¿Cuáles son las funciones de las aguas micelares?

Tienen una acción multifuncional
 
Las aguas micelares que forman parte de las formulaciones de productos de limpieza sirven para limpiar, desmaquillar y tonificar el rostro, así como dar suavidad. Todo en un único producto y sin irritar la piel. No es necesario usar otro tónico o loción para complementar la limpieza. Normalmente se utilizan en la mañana y en la noche, pero pueden usarse cuantas veces se necesite sin que generen alguna inflamación o picazón.

Se pueden usar en cualquier tipo de piel.
 
Otra de las grandes ventajas de las aguas micelares es que son versátiles y sirven para cualquier tipo de piel. Por su suavidad, son muy útiles para pieles sensibles y para cuidar la piel de los bebés.

La innovación en los activos que integran las formulaciones de las aguas micelares permite múltiples efectos. Mientras que los alquilpoliglucósidos son tensioactivos suaves que limpian y humectan la piel, existen activos que purifican e impiden el paso de partículas de la polución (Purisoft PW PSE LS 9836) y otros que son hidratantes poderosos que protegen la piel creando una “barrera” de agua, humectándola inmediata y permanentemente, como PatcH2O.

Son fáciles de usar

Para aprovechar al máximo todos los beneficios de este tipo de productos simplemente se necesita impregnar un algodón y pasarlo por la piel dando pequeños toques.

Pueden encontrarse vez más opciones en el mercado.
 
Debido al efecto positivo de las aguas micelares en la piel, cada vez más personas optan por éstas para cuidar su piel e incluso hoy se observa la tendencia a desarrollar formulaciones en otras categorías de cuidado personal, como el cuidado capilar de todos los días. Los productos con agua micelar despegaron en el segmento cuidado de la piel y hoy se está expandiendo al cuidado del cabello.