Cerrar Mapa
PH web ilustración

Cómo cuidar el cabello en otoño e invierno con ingredientes naturales

Con la llegada del otoño, el pelo sufre el frío, el uso del secador, la caída estacional y la polución, que lo hace ver opaco y débil.
El coco, el argán, la moringa y la cassia silvestre, presentes en distintas soluciones para el cuidado del cabello, permiten protegerlo de manera natural
 
Durante el verano exponemos el cabello a mayor cantidad de horas de sol, vamos a la playa o a la pileta y debemos cuidar el pelo de estas agresiones. Sin embargo, con los primeros fríos del otoño nos enfrentamos a nuevos desafíos, ya que cambian nuestras rutinas y aparecen nuevos agresores externos.

Nuestro cuerpo requiere de cuidados especiales, pero estos varían según el tipo de piel y cabello. Si tenemos un cabello seco es importante que busquemos un shampoo humectante con aceites naturales para recuperar la perdida de brillo. Si nuestro cuero cabelludo es sensible, debe buscar productos que nuestra piel tolere. Si sentimos que nuestro pelo está pesado, podemos purificarlo y liberarlo de los efectos residuales. ¿Alguna vez nos detenemos a pensar cuáles son las mejores soluciones según las necesidades de nuestro cabello?

Existen proteínas, emolientes y activos que además de reparar la salud de nuestro pelo, provienen de fuentes naturales y renovables. BASF busca su inspiración en la naturaleza para desarrollar soluciones innovadoras que respondan a las necesidades de los consumidores. Algunas soluciones diseñadas especialmente para cuidar la salud del cabello son:

El aceite de Coco

Si el cabello está dañado internamente, la silicona puede enmascarar el daño. Sin embargo, la silicona volátil (D5) tiene muy baja biodegradabilidad comparada a soluciones más modernas. Los emolientes obtenidos del aceite de coco, por ejemplo, revitalizan el cabello y le aportan suavidad. Son lípidos biocompatibles con nuestra piel que no generan irritaciones y reparan intensamente, evitan el quiebre del cabello, realzan el brillo y posibilitan un efecto seda.

BASF propone su emoliente Cetiol® C5 para brindar humectación en shampoo y acondicionadores. Es un emoliente 100% natural, proveniente de fuentes renovables y biodegradable obtenido del coco. Por ser de origen vegetal, es libre de siliconas, sin parabenos ni conservantes. Además, tiene biocompatibilidad con nuestra piel y ayuda a reparar el cabello sin generar irritación. 

El árbol de Argán

Por muchos años, la industria cosmética se enfocó en encontrar soluciones que reviertan los efectos de la edad. Hoy sabemos que muchos signos de envejecimiento son resultado de factores externos inevitablemente presentes en nuestra vida diaria. Los activos derivados de la hoja del árbol de argán protegen del daño y el envejecimiento que provocan la polución y los rayos UV y también aportan la hidratación que necesitan los cabellos castigados.

Lipofructyl™Argan es un ingrediente activo desarrollado por BASF, derivado de la hoja del árbol de argán. Es efectivo frente a factores medioambientales que “estresan” nuestro cabello y lo oxidan. En función de su composición rica en Omega 6 y tocoferol natural, protege a nuestras células frente a la contaminación y la exposición solar que afectan la juventud de nuestro cabello y puede incluirse en serums anti-edad.  

El fruto de Moringa

Especialmente en la ciudad, nuestro cabello pierde volumen, fuerza y color, se ve seco y se vuelve más poroso. Para prevenir que las micropartículas y los gases presentes en el ambiente se adhieran al pelo, cada vez aparecen más soluciones que disminuyen los efectos de la polución y lo vuelven menos vulnerables.

Uno de los ingredientes que fortalecen tanto a los cabellos normales como dañados son las microproteínas de la semilla del fruto de Moringa, un árbol con grandes propiedades que crece en zonas tropicales y subtropicales. De su semilla se extrae un aceite (también llamado Behem) que antiguamente se utilizaba para preparar cosméticos y medicinas y hoy es una barrera frente a la suciedad, la polución y los rayos UV.

Puricare™ es un activo anti estrés y anti polución 2 en 1, compuesto por micro proteínas de la semilla del fruto de Moringa. Genera una barrera frente a la suciedad y la polución, evitando que las partículas se adhieran al cabello. Se utiliza en shampoo y acondicionadores anti-polución y en tratamientos especiales para cabellos grasos. 

La planta de Cassia

Existen soluciones que se producen a través de un concentrado de la planta de Cassia. Esta hierba silvestre nativa de Asia tiene propiedades antioxidantes que permiten recuperar, proteger y fortalecer el cabello. Si es aplicado en la raíz del cabello, su acción retrasa la aparición de canas, mantiene el color natural y estimula el crecimiento.

DN Age™ es la más reciente innovacion de BASF para el rejuvenecimiento del cabello. Se produce a través de un concentrado que se extrae de la planta de Cassia silvestre y tiene propiedades antioxidantes que ayudan a proteger el cuero cabelludo y el folículo del pelo contra los efectos del paso del tiempo.