Cerrar Mapa
PH web ilustración

Qué pueden hacer los científicos para salvar a la especie a la que pertenecía Sudán, el último rinoceronte blanco del norte macho que quedaba en el mundo

¿Cómo salvar de la extinción a una especie de la que solo quedan dos ejemplares de un solo sexo? Es lo que se preguntan los científicos ante la muerte de Sudán, el último rinoceronte blanco del norte macho que quedaba en el mundo.
En animal tenía 45 años, el equivalente a unos 90 años humanos.

Fue sacrificado el lunes debido al sufrimiento que le producían unas alteraciones degenerativas en sus músculos y huesos, y amplias heridas en la piel.

Ahora solo quedan dos rinocerontes hembras de su subespecie en todo el planeta: su hija y su nieta, Najin y Fatu, que viven en el Ol Pejeta Conservancy, un área protegida en Kenia.

Aparentemente, Najin y Fatu no podrían concebir sin un macho vivo.

Sin embargo, para algunos expertos, todavía hay esperanzas de preservar a estos animales.

"Debemos aprovechar la situación única en la que se usan tecnologías celulares para conservar especies en peligro crítico", dijo Jan Stejskal, funcionario del zoológico Dvur Kralove en República Checa, según la agencia AFP.

"No debemos rendirnos", señaló.

¿Qué lo hace ser tan optimista?

Desaparición
Los rinocerontes son el segundo mamífero terrestre más grande después de los elefantes.

Suelen vivir entre 40 y 45 años. Su periodo de gestación es de 15 a 16 meses y paren una cría por vez. Se dividen en cinco especies.

Una de ellas es el rinoceronte blanco, que se clasifica en dos subespecies: el rinoceronte blanco del sur y el rinoceronte blanco del norte.

A pesar de su nombre, los rinocerontes blancos no son realmente de ese color: su nombre en inglés, white, viene del afrikaans weit, que significa "ancho".

Quedan unos 20.000 ejemplares del rinoceronte blanco del sur en el sur y este de África.

El blanco del norte es el que está en peligro de inminente desaparición tras la muerte de Sudán.

Estos rinocerontes blancos vivían en Uganda, República Centroafricana, Sudán y Chad, pero casi todos desaparecieron durante una crisis de caza furtiva en los años 70 y 80.

La depredación fue impulsada por la demanda de sus cuernos, que en algunos países se cree tienen propiedades medicinales.

Las últimas decenas de rinocerontes blancos del norte libres vivían en la República Democrática del Congo y fueron aniquilados a principios de la década de 2000.

En 2008, la organización de conservación World Wide Fund (WWF) declaró al rinoceronte blanco del norte extinto en su hábitat natural.

Intentos previos
Para 2009, quedaban solo siete rinocerontes blancos del norte en zoológicos del mundo.

Ese año, cuatro de ellos, dos machos y dos hembras, fueron trasladados a Ol Pejeta, en Kenia.

Uno de estos era Sudán, que desde 2015 vivió protegido por hombres armados las 24 horas del día para evitar que lo mataran los cazadores furtivos.

La esperanza era que el nuevo ambiente, similar a su hábitat natural, alentara la reproducción entre los animales.

Sin embargo, no hubo embarazos exitosos.

En 2014 murió uno de los machos, Suni, y Sudán ya no pudo cumplir su papel de compañero fertilizador, debido a su avanzada edad.

Los expertos intentaron aparear a Najin, de 27 años, y su hija de 17 años, Fatu, con machos blancos del sur, para conservar algunos de los genes del rinoceronte blanco del norte, pero fracasaron.

Última opción
El material genético de Sudán fue recolectado el lunes, dijeron los conservacionistas, para apoyar futuros intentos de preservar la subespecie.

Los científicos esperan usar esperma de varios machos de rinoceronte blanco del norte, almacenado en un instituto en Berlín, y óvulos de las hembras restantes, e implantar el embrión en un rinoceronte blanco del sur hembra, que haga de madre subrogada.

Los rinocerontes blancos del norte hembras que quedan con vida ya no pueden concebir.

La fertilización in vitro (FIV) con rinocerontes es un procedimiento totalmente nuevo y podría costar hasta US$10 millones.

Aún así, les da a los conservacionistas la esperanza de que Najin y Fatu puedan tener sus propias crías algún día.

Los expertos "esperarán a que las técnicas de FIV (en rinocerontes) se desarrollen y estén lo suficientemente probadas para darnos una posibilidad razonable de que el uso de muestras (del rinoceronte blanco del norte) tenga resultados exitosos" , dijo en 2115 Jan Stejskal, del zoológico Dvur Kralove, en la República Checa, a la BBC.

Pero los científicos no han calculado cuánto tiempo falta para que las técnicas estén listas.

David Shukman, editor de ciencia de la BBC, dijo en 2015 que una vez que el número de ejemplares de una especie se reduce a cifras de un dígito, hay menos posibilidades de reproducción asistida.

Los esquemas de conservación más exitosos con otros animales han involucrado números más grandes de sobrevivientes.

"La sombría verdad que pocos quieren discutir abiertamente es que la extinción es ahora el resultado más probable para el rinoceronte blanco del norte", lamenta Shukman.

Por BBC Mundo